Décima

Carlos Medellín Del libro Moradas Todas estas palabras, tierra dulce,  viento aleve, sin hojas vuelan;  el destino es el canto, dicen,  y la luna de siempre desnuda ya, sin alas.    Abril huyó, más helo regresando,  niño que busca un ángel por los álamos.    Entre todas las voces tu monodia, 

Leer Más >>

Novena

Carlos Medellín Del libro Moradas Padre fuego que cruzas la tierra  en la nube, la arena y el mar,  por tu oído de hierro se alcanza  la palabra divina a escuchar.    De la sombra levantas estatuas  que la noche no puede callar,  y en los nidos de espuma conozco  tus

Leer Más >>

Octava

Carlos Medellín Del libro Moradas En el nombre del hombre te bendigo  y en nombre de la luz; desde la piedra  cuyo amoroso canto te unifica  vienes dorando los ocultos labios  de quien te espera bajo sus raíces  y colmas de tu voz y tu armonía  lo mismo el árbol que

Leer Más >>

Séptima

Carlos Medellín Del libro Moradas Por el árbol de acero que cubre mi soledad  en las mañanas ciegas,  por los nocturnos labios combatientes,  por el ave sin nombre que colma de círculos o de ojos oblicuos las ventanas, por el vacío inmenso que llena de mejillas la tarde,  bendigo al viento,

Leer Más >>

Sexta

Carlos Medellín Del libro Moradas Digo que habotp y amo todas estas moradas  y que cada palabra de este canto sin sombra  es una luna nueva por sus profundos montes.    Digo que aún ignoro muchos otros caminos,  moradas del amor por cuyos valles  un día bajaré, pastor ya sin rebaño. 

Leer Más >>

Quinta

Carlos Medellín Del libro Moradas En las horas aún de violeta  los árboles zarpan,  llegan nubes cargadas de musgo,  hasta el viento se ahoga en palabras,  y la voz que transita mi fondo  todavía no alcanza a formar una estrella ni un nombre.    Aquí mismo, tras esta ventana  de

Leer Más >>

Cuarta

Carlos Medellín Del libro Moradas Descúbreme en tu centro de soledad,  todo lo que te ciñe  soy,  y son mis sílabas todo lo que no entiendes o vacilas.   Descúbreme abandonado  sobre tu piel, —sin tacto— perdido en el horizonte de tus ojos, —estático— sin encontrar la brújula de tus manos.

Leer Más >>

Tercera

Carlos Medellín Del libro Moradas Un río y otro río llegaron esa noche  y al pie de mis palabras quebraron su cristal.  Nada, nadie, ni el viento reconoció su origen,  traían en los labios libélulas de sal,  traían en la frente colmenas de luceros,  y al lado de su lino la

Leer Más >>

Segunda

Carlos Medellín Del libro Moradas, 1951 Así dice la noche: ha mucho que mis pasos ignoran el reposo buscando la luz nueva que anunciara un profeta. (Un día de su lengua brotaron en bandadas voces de redención) la sombra huyó ese día de mis altas moradas y nadie cerrar pudo

Leer Más >>

Primera

Carlos Medellín Del libro Moradas, 1951 PRIMERA   Sueño:  crece tras este muro  igual que mi pequeña palma.  (Y paso por su orilla sin sandalia).    Oigo:  es su rumor de nube  que asciende mis raíces  pero que aún no alcanza  a cubrirme la voz.    Siento:  mil estrellas en

Leer Más >>
Volver arriba