Distrito de los lagos

Juan Arabia Yo, que negué a Cristo en el primer barco, finalmente entendí el significado de la palabra adiós. No se trata de una simple despedida: es el momento en el que todo se hunde en los blancos y transparentes mares de números, y se pierde la flor, única prueba

Leer Más >>
Juan Arabia
Jorge Alejandro Medellín

Abracadabra

Juan Arabia Voy a empeñar mi corazónhasta que sea pájaro y caigan de élnuevas estrellas para el mundo. Porque todavía viajo—soy un extraño—y en las ciudades los puentesenmudecen y me lastiman. Voy a protegerme de las atrocidadesy de las injusticiashasta que el atardecer sea rosadoy cicatrice. Del portal juanarabia.com Poesía

Leer Más >>

Angustia

Iael Pribulda Vered Llegás me despertás nuevamente y la historia se repite, como siempre como nunca y después el vacío que corroe, que daña hasta que llegás me despertás nuevamente y la historia se repite… Del libro Hitos, huellas (Dunken, 2005) Poesía argentina

Leer Más >>
Iael Pribulda Vered
Jorge Alejandro Medellín

Dormir

Iael Pribulda Vered Dormir, relajarse, entregarse, abandonarse y dejar que así nos vean. Dormir es muy íntimo, muy de uno porque no se comparte. Porque nos ven y no vemos porque nos ven como somos no como nos mostramos. Las facciones se suavizan, el cuerpo abstracto, sin rigidez suave como

Leer Más >>

La boca del árbol

Laura Yasán no se puede besar un árbol en la boca hay que tomarlo entre los brazos pegar el pecho a su corteza y lamerlo lamerlo hasta sangrar hasta sentir que el árbol te roza el corazón con su llamado va a contarte el secreto a devolverte el beso con

Leer Más >>

Genealógica

Laura Yasán las hijas del nuevo mundo son blancas como las luces de los shoppings pálidas como los panes de mc donald’s translúcidas lágrimas finales de best sellers las madres huérfanas de las hijas del nuevo mundo fuimos oscuras habitantes de hotel tuvimos negras maneras de mirar queríamos la vida

Leer Más >>

El niño bueno

Julio Cortázar No sabré desatarme los zapatos y dejar que la ciudad me muerda los pies no me emborracharé bajo los puentes, no cometeré faltas de estilo. Acepto este destino de camisas planchadas, llego a tiempo a los cines, cedo mi asiento a las señoras. El largo desarreglo de los

Leer Más >>
Volver arriba